Ya está aquí ya llegó: el primer abandono de la isla. El cuento del lobo se ha hecho realidad, tras amenazar con abandonar el concurso en varias ocasiones Toñi y Encarna han decidido poner fin a su aventura. Las artistas se han ido por la puerta de atrás dejando a un lado el compromiso laboral que adquirieron con Supervivientes 2019. 

Yo no concibo que se me ofrezca una oportunidad de este calibre y despreciarla en cuanto le ves las orejas al lobo, porque ya sabemos que es una experiencia difícil y que las condiciones son muy extremas, pero no olvidemos que también supone la posibilidad de acercarte a un público más joven, una audiencia que no vivió el momento “tus ojos bandidos” en los noventa. Así que serán recordadas no sólo por ser las más flojas de la edición, si no también como las más incompetentes.

Live a Reply